Pida un presupuesto sin compromiso Aqui  Tel: (011) (52) (55) 53-98-4438

Resistencia Mecánica del Poliuretano Espreado

Las diferentes propiedades mecánicas del poliuretano proyectado cobran protagonismo dependiendo del tipo de solución constructiva en la que va incorporada y por tanto de las solicitaciones mecánicas a las que va a estar sometida, siendo por consiguiente de gran importancia la elección del sistema que satisfaga las prestaciones previstas.

En aquellas aplicaciones específicas donde la espuma vaya a estar sometida a carga (ej.: suelos, cubiertas, terrazas, etc.), la exigencia de la Norma UNE 92120-1 es que la resistencia a la compresión de la espuma, determinada según la Norma UNE-EN 826, no sea inferior a 200 kPa.

Los fabricantes de sistemas tienen que acreditar mediante certificado de ensayo con qué densidades de sus diferentes sistemas cumplen este valor mínimo.

Resistencia a compresión ≥ 200 kPa para espumas que vayan a estar sometidas a carga

La resistencia a la compresión oscila entre 150 kPa para una espuma de 35 kg/m³, y 325 kPa para 60 kg/m³.

Por otra parte, la resistencia a tracción, siempre mayor, oscila entre 180 kPa para una espuma de 30 kg/m³, y 820 kPa para una de 60 kg/m³.

Comportamiento mecánico del poliuretano proyectado, recogido en el Anexo C de la Norma UNE 92120-2

Degradación por la acción mecánica

El poliuretano proyectado puede verse afectado por acción mecánica en forma de aplastamientos, perforaciones, cortes o desgarros, generalmente producidos por un uso inadecuado como puede ser peso superior y de forma puntual a lo que su resistencia a la compresión permite, arrastre de elementos cortantes o punzantes, apoyos de escaleras, tránsito con calzado inadecuado, etc.

Para el poliuretano espreado para Impermeabilización y aislamiento térmico, con densidades comprendidas entre 30 y 60 kg/m³, la resistencia a la transmisión de vapor de agua oscila entre 330 y 825 MN—s/g—m (factor de resistencia a la difusión de vapor de agua, µ, entre 60 y 150).

También puede ser, si esto se produce, que sea debido a la aplicación de una densidad no apropiada para las solicitaciones mecánicas a las que se va ver sometida.


Esta patología es evitable teniendo en cuenta las propiedades de la espuma, aplicando la densidad apropiada y, por supuesto, no sometiéndola a maltrato.

Si se produjera deterioro, la forma de reparar los daños sería eliminación de zonas dañadas y nueva proyección.

Si los problemas vinieran dados por haber aplicado una densidad baja en relación al esfuerzo solicitado, como solución se puede proyectar, previa preparación de la espuma anterior, nueva espuma de mayor densidad, consecuentemente más resistente y con un espesor estudiado. Esta nueva espuma repartirá las cargas.

Conclusión

● La resistencia a la compresión varía linealmente con la densidad, así tenemos una resistencia a compresión mayor de 200 kPa, válido para cubiertas y suelos, en espumas de más de 40 kg/m³,

 

* Fuente "Asociación Técnica del Poliuretano Aplicado"

Contáctanos
Etiquetas
Sitios de Interés
Artículos de Interés
AltaMultimedia Diseño Web, SEO y DTPS